¿Cómo emprenden los ganadores de lotería?

En concreto, diversos estudios de Cátenon, Camelot y Oxford Economics, determinan que entre el 15% y el 20% de los ganadores de lotería optan por montar un negocio propio. Y es que, la inyección económica que supone el premio, hace que los afortunados se replanteen su vida laboral, pudiendo por fin comenzar ese proyecto que, de otra forma, parecería imposible.

Aquí veremos algunos casos reales de ganadores de lotería que optaron por hacerse emprendedores, y cómo lo hicieron.

Thea y Paul Bristow se convirtieron en propietarios de un equipo de fútbol

En 2004, esta pareja ganó el equivalente a 18 millones de euros en la Lotería Nacional de Reino Unido. Paul era seguidor del Torquay United, un equipo que en ese momento pasaba por apuros económicos. Pese a la nula experiencia de ambos, Paul convenció a su mujer para que compraran el equipo. Lamentablemente, Paul falleció en 2010 a causa de la diabetes, y Thea pasó a ser una de las primeras mujeres propietarias de un club de fútbol. “No sabía lo que hacer, pero el club me pidió que me quedase”, confesó. Más recientemente, Thea también ha optado por invertir en terrenos y viviendas cerca del estadio del Torquay.

Louise White montó una heladería para su familia

Nunca es tarde para emprender. Si no, que se lo digan a Louise White. Esta afortunada estadounidense, de 81 años, ganó más de 336 millones de dólares en la lotería Powerball de Estados Unidos, como única acertante en 2012. Según afirmó, había comprado su boleto justo después de comerse un helado de colores. Este motivo fue más que suficiente para ella para montar la heladería “The Rainbow Sherbert Trust”, con el mismo nombre del helado que adquirió. Con ello, Louise esperaba que el negocio, que terminó siendo para su familia, trajese la misma suerte que ella tuvo en su día.

John Kutey creó un parque acuático

El sueño de John era montar su propio negocio, por lo que siempre se encontraba buscando diferentes formas de financiación. El poco éxito que tuvo, le llevó a jugar a la lotería Mega Millions como última opción, y acabó ganando 28,7 millones de dólares junto a sus compañeros de trabajo, en 2011. Gracias ello, pudo involucrarse en nuevos y numerosos proyectos, entre los que destaca el parque acuático “Spray Park” en Green Island, Nueva York. Según indicó a los medios, el complejo estaba dedicado a sus padres y a sus suegros.

Autor entrada: yoadmin

Loading Facebook Comments ...